Crónica del Concierto por el Cincuentenario de la Stma. Virgen de la O

01/12/21 Cofrademanía Francisco García Figueras

 

Ha querido la Divina Providencia que, en un espacio de tiempo de dos años, la Virgen de la O y la querida Banda de Música de la Soledad de Cantillana hayan alcanzado, de la mano, el medio siglo de existencia. Si en 2019 -año en que cumplía cincuenta años de vida-, la banda acompañó musicalmente a Nuestra Madre en el Martes Santo, en esta efeméride tan importante para nuestra hermandad no podían faltar los acordes musicales de la Soledad de Cantillana ante a la Reina y Señora de la O. 

Así ocurrió en la tarde del domingo, en la que el frío desapacible no desanimó a un buen grupo de cofrades, devotos y amantes de la música que, una vez entraban en el convento capuchino, mirando al presbiterio, olvidaban ipso facto los inconvenientes de la meteorología. Y es que allí, flanqueada por seis cirios blancos y con la imponente escolta de Su Hijo, elegantemente enlutada por el mes de los difuntos, radiante y excelsa, estaba María Santísima de la O.  

En el ambón, muy cerca de Ella, alguien que la conoce bien por formar parte del estupendo equipo de capataces de la Virgen de la O: Juan Meira Otero, el niño grande de pedalada incansable por las causas nobles, que puso el alma en una presentación emocionantísima. Presentación que comenzó explicando cómo la magia de las marchas consigue acompasar los corazones de quienes las escuchan al ritmo de los acordes musicales, para más adelante volver a ensalzar el poder curativo de la música, por ejemplo, en las personas con Alzheimer. 

Repasó Juan la amplia y brillante trayectoria de la Banda de Música de la Soledad de Cantillana -dirigida como siempre de forma magistral por D. Carlos José Carvajal-, dedicando la parte final de su presentación a las dos hermosas composiciones que iban a ser estrenadas. 

En el escogido repertorio, marchas de corte serio, de gran belleza, calidad y elegancia, que constituyen un sello personalísimo en el acompañamiento musical de María Santísima de la O por las calles de Jerez.  

El concierto comenzó por todo lo alto, con uno de los grandes tesoros del patrimonio musical, no solo de la hermandad de la Defensión, sino de la Semana Santa andaluza. Sonaba Cristo de la Defensión y a los recuerdos y vivencias que cada hermano, que cada devoto del Santísimo Cristo evoca escuchando estos acordes, se unía para muchos de ellos el anhelo por vivir un nuevo Martes Santo. Por ver cómo la tarde va acariciando la portentosa efigie de Esteve Bonet a medida que su paso avanza hacia la puerta de salida a los sones de la marcha que Abel Moreno compuso en 1986, aunando calidad musical y recuerdo emocionado a la memoria de su padre.   

Con la emoción a flor de piel tras un comienzo apoteósico, el concierto continúo con las excepcionales interpretaciones de «Sevilla cofradiera» de Gámez Laserna, «Marcha Fúnebre» de Chopin y «Siervo de tus dolores», de Fulgencio Morón. 

Hasta que llegamos a uno de los momentos de la tarde. Carlos Carvajal, director de la banda, cede exprofeso la batuta al compositor Carlos Puelles. La expectación es enorme. Por primera vez en Capuchinos sonaría «Virgen de la O, Esperanza de los niños» composición en la que tienen cabida la ilusión de los niños con la visita de María, la añoranza y la melancolía de los chiquillos en la espera de ese mágico momento, y el amor y el cobijo que Ella da a sus hijos en su esperada visita al colegio. Una marcha alegre, emotiva y preciosa que trasladó a muchos de los asistentes a esos exultantes días de mayo en la Compañía de María.

Se da la singular circunstancia de que Carlos Puelles es hijo del también compositor Bienvenido Puelles, autor de la marcha «Réquiem», que como establece nuestro régimen interno, es interpretada por la Banda de la Centuria cada Martes Santo en recuerdo a los hermanos difuntos, a la finalización de la marcha «Cristo de la Defensión». 

Con el público puesto en pie, ovacionando a compositor, director y músicos, finalizó la primera parte del concierto, recibiendo el Hermano Mayor la partitura de la marcha de manos de su autor, entregándole aquel un hermoso cuadro de la Virgen en recuerdo de tan señalado día. 

La segunda parte del concierto comenzó con la magnífica marcha que D. Andrés Martos Calle compuso en 1998 a nuestra titular mariana cuando dirigió el Soria 9: «Reina y Señora de la O». 

Las emociones y el ritmo cardiaco que citó Juan Meira en su presentación se estremecen ahora con los sones de dos marchas que son santo y seña de la música procesional: «Soleá dame la mano» de Manuel Font de Anta y «La Madrugá», de Abel Moreno Gómez. 

Y después, el otro momento que todos aguardábamos. Carlos Carvajal cede en esta ocasión la batuta a Pedro Soriano, compositor de la marcha «Es la Virgen de la O» que debe su nombre a un momento que es historia de nuestra hermandad: el encuentro de la comitiva de hermanos con la Virgen en el taller de Luis Alvarez Duarte y la frase que intercambiaron Fernando Barrera Cuñado y Manuel Mateos Ledott: «Esta es nuestra Virgen. Es la Virgen de la O». De corte fúnebre, esta composición sonó imperial y majestuosa, provocando la admiración de los presentes. Al término de la misma, ovación cerrada y la iglesia en pie, entregando el compositor la partitura de la misma al Hermano Mayor, que obsequió al joven autor con un precioso cuadro de la Virgen. 

A la finalización del concierto y antes de que Capuchinos se pusiera en pie con la interpretación del Himno Nacional, el broche de oro: ambos compositores -Carlos Puelles primero, Pedro Soriano a continuación- fueron invitados a ponerse al frente de la banda, siendo interpretadas de nuevo ambas marchas. Todos los presentes, con los oídos entregados a la banda y al compositor, la mirada hacia la Virgen y el corazón prendido en Ella. 

Dos marchas soberbias que vienen a engrandecer aún más el patrimonio musical de la hermandad de la Defensión, con la particularidad de poseer cada una su corte pero ambas logrando expresar momentos y sentimientos muy vinculados a la Virgen de la O. Hay que señalar que ambas marchas han sido posibles gracias a la relación de cariño y de amistad existente entre los compositores y algunos miembros de la Junta de Gobierno de la hermandad de la Defensión. 

Un concierto para el recuerdo dentro de un completísimo programa de actos, y en todos los hermanos el deseo de que los días grandes que están por venir sigan revestidos de la grandeza que merecen los cincuenta años de la bendición de María Santísima de la O.

Noticias Relacionadas

Valieron la pena los tres años de espera...

Cofrademanía

Valieron la pena los tres años de espera...

Cofrademanía / A. Cañadas / Fotos: A. Cañadas y Hdad. Matriz de Almonte | 23/05/22
Este lunes, nuestro programa 'Cofrademanía'

Cofrademanía

Este lunes, nuestro programa 'Cofrademanía'

Cofrademanía | 23/05/22
María ya es Salud de los Enfermos en San Juan de Dios

Cofrademanía

María ya es Salud de los Enfermos en San Juan de Dios

Cofrademanía | 23/05/22
Advertisement

Xerezmania Producciones S.L. ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo Objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha implementado: Desarrollo de app móvil para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de Jerez