Crónica Íntima: Lágrimas

07/05/19 Cofrademanía A. Cañadas

Un chorro de luz entraba todavía a raudales desde lo alto, llenando los espacios con el inconfundible brillo del poniente celeste de esta tierra. Los poderosos rayos del sol del Martes Santo, se colaban entre los candelabros de aquel paso de misterio, y jugueteaban con los humos cargados de incienso que volaban hacia Cristo.

Por lo que vibraba tras los respiraderos, se palpaba en el ambiente que allí había preparado algo grande. Algo esperado y grande. Y así fue. Sonó el llamador, la Agrupación San Juan apuntó ese nervio inconfundible que lleva ya más de cuarenta años regalando a Jerez, y los duendes que andaban hasta entonces medió escondidos, decidieron asomarse a la Tornería... y entonces sucedió.

Y sucedió que el Señor de la Salud -el Cristo que derrama una lágrima sobre su mejilla derecha- comenzó a pasar por ese Jerez que aún no lo conocía, asombrando a todos por su figura imponente, por su dibujo elegante y meticuloso... y también por el amor derrochado a borbotones en el abrazo al Sagrado Leño de la Cruz. De su Cruz de pasión y de eternidad.


Llegó como cierre a una cofradía de mimbres humildes y educados, una hermandad que aquel martes 16 de marzo, anunciaba a todos que había llegado a la Semana Santa para quedarse. Para ser una más de cuantas dan gloria y lustre a nuestra inconfundible forma de entender siete días inmensos.

Pero como por 'El Chicle' no sobra precisamente la inmodestia y la fanfarronería, atributos más bien propios de otros lares, la forma de presentarse que tuvieron estos cofrades a la hora de llegar al centro, fue la de agachar la cabeza, mirar de vez en cuando hacia su Cristo, y compartir con él ese llanto lleno de vida... y de tantas otras cosas.

Y porque la ley de Dios está escrita para todos por igual, tocó rincón de lágrimas para muchos nazarenos, y también entre la gente de negro que daba órdenes a los costaleros, y también por las filas de músicos que detrás del paso tintaban el momento con la miel de sus marchas, y también tras los faldones, donde sollozaban 'tíos como trinquetes', y también en quienes andaban de espaldas fijando su vista en aquel Nazareno de la Salud... y también -inluso- en quien vistiendo uniforme de Policía Nacional, no podía ocultar la emoción de un momento imborrable, guardado ya para siempre en el arcón de las cosas eternas.

Así fue como llegó el Martes Santo de 2019 el Señor de la Salud, el Nazareno de San Rafael, el Cristo jerezano de Aguado... a ese rincón de los sueños que se llama Tornería.

Así fue como lo vivmos, y así también como lo lloramos junto a todos los demás.


¿Habrá acaso mejor bautizo en la Semana Santa de Jerez, que con el agua bendita nacida de los ojos del Maestro?

Noticias Relacionadas

TV: La Paquera de Jerez

Cofrademanía

TV: La Paquera de Jerez

Cofrademanía | 16/10/19
Dos bandas para acompañar a la Esperanza de la Yedra

Cofrademanía

Dos bandas para acompañar a la Esperanza de la Yedra

Cofrademanía | 16/10/19

Xerezmania Producciones S.L. ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo Objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha implementado: Desarrollo de app móvil para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de Jerez