''Un disgusto necesario'' por Francisco Zurita

18/08/19 Cofrademanía Francisco Zurita

Estos días de plácido verano -en lo meteorológico al menos- me he acordado muchas veces de aquel prodigioso sermón que tuve la suerte de escuchar al añorado D. Carlos García Mier hace ya muchos años. Para hacernos comprender  nuestra terca  tendencia a equivocarnos nos recordaba aquel pasaje del Evangelio en el que el niño Jesús se perdió y apareció unos después en el templo  charlando tranquilamente con los doctores de la ley.

Apoyándose en el púlpito con su peculiar e irrepetible estilo, sentenció:

-  ¿Veis? Hasta el niño Jesús se equivocó ese día. ¿Qué necesidad tenía ese niño  de darle a sus padres ese tremendo  disgusto? 

Bien sabía el bueno de D. Carlos que Dios no se  equivoca nunca, pero con esas contundentes  aseveraciones, que a buen seguro el Niño Jesús le susurró al oído, nos convenció de nuestra  debilidad humana y nos infundió el anhelado propósito de equivocarnos menos.  

En nuestro día a día -TODOS- nos equivocamos y -TODOS- fallamos muchas veces aún teniendo la mejor de las intenciones. Quizás la clave para superar esos errores, esté  en dejar nuestro orgullo a un lado y reconocer con toda naturalidad y humildad que nuestra pobre condición humana nos lleva irremediablemente a errar.  

D. Carlos, sabio y santo como era, se reservó para sí la respuesta que dio el joven Jesús a sus atribulados y sorprendidos  padres cuando al fin lo encontraron:

- ¿Acaso no sabíais que tenía que encargarme de los asuntos de mi Padre?

Aquella caravana humana en la que supuestamente iba Jesús  ya se alejaba de Jerusalem y nosotros nos alejamos de Dios con nuestras legítimas pero, muchas veces, ínfimas preocupaciones humanas. Somos nosotros los que, verdaderamente, nos perdemos cuando nos soliviantamos por estériles y fútiles discusiones que no conducen a nada. Perdemos el norte de nuestro verdadero destino pretendiendo encontrar a Dios cuando nos alejamos más de él buscándolo en la caravana de nuestros insaciables y autosuficientes  egos. María, que bien sabía para qué había venido su hijo a este mundo, lo entendió en su corazón y encontró a su hijo, a su Dios,  en Jerusalem,  ese Jerusalem que no vemos pero que está en la sencillez y nobleza que duerme en nuestro interior.

Así tendremos que hacerlo nosotros con nuestras propias vidas para que un día D. Carlos nos explique en el cielo, con su infinita y afable sonrisa, que Dios no se equivocó tampoco en aquella ocasión porque aquel disgusto fue necesario.

Noticias Relacionadas

Domingo de Rosario de la Aurora en La Granja

Cofrademanía

Domingo de Rosario de la Aurora en La Granja

Cofrademanía | 21/09/19
Inmaculada Cáliz, pregonera de Jesús Nazareno

Cofrademanía

Inmaculada Cáliz, pregonera de Jesús Nazareno

A. Cañadas | 20/09/19

Xerezmania Producciones S.L. ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo Objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha implementado: Desarrollo de app móvil para la mejora de competitividad y productividad de la empresa. Esta acción ha tenido lugar durante 2018. Para ello ha contado con el apoyo del programa TICCámaras de la Cámara de Comercio de Jerez